This post is also available in: enEnglish pt-ptPortuguês

La economía está creciendo, el desempleo está cayendo y los jóvenes portugueses quieren regresar al país. Portugal se encuentra de buen ánimo. Y los populistas de derecha están sin ningunas perspectivas. La receta del Primer Ministro socialista António Costa: fortalecer el estado de bienestar en lugar de abreviarlo. En los próximos diez años, el pequeño país quiere invertir 20 mil millones de euros y modernizar el transporte público. El déficit presupuestario nunca ha sido tan bajo desde el comienzo de la democracia en Portugal.

Portugal estaba cerca del abismo: el país había ahorrado hasta su destrucción. El ex gobierno conservador había reducido los derechos laborales y recortado radicalmente. La pobreza y el desempleo habán aumentado considerablemente. La economía se había contraido porque la gente tenía muy poco dinero para poder gastarlo.

Algunos años después todo es diferente:

Portugal es uno de los alumnos modelo de Europa: la economía está creciendo, el desempleo está cayendo y la inversión está aumentando.

¿Cómo pudo pasar eso? ¿Qué es, que Portugal diferente hace al resto de Europa?

Cambio 2015: el popular alcalde de Lisboa Costa es nombrado primer ministro

El cambio vino con las elecciones parlamentarias de 2015. La rabia fue grande: los portugueses destituieron al gobierno anterior conservador de derecha y su política de recortes sociales. El gobierno perdió 11 puntos porcentuales – la lección del electorado portugues para los conservadores de derecha.

El ex alcalde y socialdemócrata de Lisboa, António Costa, obtuvo nuevos votos y llevó a su partido a 32 por ciento. Un año antes había sido elegido como candidato principal en un amplio voto. Incluso como alcalde de Lisboa, había logrado la rara proeza de ganar cada distrito electoral en la ciudad.

Al principio se decía: Portugal está cometiendo un grave error.

Costa ha logrado unir a los partidos de izquierda de Portugal, cuales son históricamente fracturados. Ahora apoyan un gobierno minoritario liderado por él. Los observadores le habían dado un máximo de unos pocos meses al nuevo primer ministro. El nuevo gobierno recibió un gran rechazo: los funcionarios de la UE advirtieron a Portugal que no rechaze las medidas de austeridad. El presidente conservador de Portugal veía la salida de la política económica conservadora como una «amenaza a la seguridad nacional«, incluso intentó de mantener al gobierno anterior exiliado al cargo. Y el ministro de Finanzas de la CDU alemana, Wolfgang Schäuble, criticó: «Portugal está cometiendo un grave error».

Milagro economico Portugal

Durante más de tres años, los socialdemócratas han llevado el país, y nada ha quedado del inicial escepticismo. Toda Europa está asombrada por los éxitos del Primer Ministro Costa: La economía portuguesa crece durante cuatro años consecutivos. En 2017, la Oficina de Estadística de Portugal registró el mayor crecimiento en este siglo. Los portugueses muestran que la política social no solo es posible sino también económicamente viable. Además, los socialdemócratas llevan al país de un récord de turismo a otro.

El déficit presupuestario ha bajado al nivel más bajo desde la introducción de la democracia en 1974, precisamente porque el gobierno ha ampliado el estado social y los portugueses tienen más dinero en sus bolsillos. Los socialdemócratas aumentaron los salarios y las pensiones reducidas por sus predecesores conservadores, reintroducieron vacaciones y redujeron los aumentos de impuestos.

Al mismo tiempo, Costa incrementó los impuestos a la riqueza, como el impuesto a la herencia y la riqueza. Con el impuesto a la tierra adicional, el gobierno introdujo un impuesto a la riqueza sobre bienes raíces, eximiendo las casas de la gente común. También pone fin a las privatizaciones ruinosas como sucedían hace años cuando los conservadores, bajo la guía de la UE, vendieron activos públicos muy por debajo de los precios del mercado.»Fue un error pensar que la economía podría rehabilitarse con un drástico recorte en los salarios y recortes excesivos en el estado de bienestar», el Primer Ministro Costa critica a sus predecesores.

Socialdemócratas a más del 40 por ciento

En tiempo récord desde el niño problemático hasta el alumno insignia: en Portugal ahora hay un espíritu de optimismo. Costa le devolvió su orgullo a la población después de los duros programas de austeridad de la Unión Europea y el fallido gobierno predecesor habían masivamente afectado al país. Esto también se refleja en las encuestas: Los socialdemócratas portugueses ahora están estables en 40 por ciento. Junto con el Partido Laborista de Jeremy Corbyn en el Reino Unido, son el Partido Socialdemócrata más exitoso de Europa.

Para el gobierno minoritario con los dos partidos de izquierda, se pronostica un resultado del 60 por ciento en las elecciones parlamentarias. Costa incluso podría obtener el voto absoluto y ya no necesita más socios. El sufragio portugués también permite mayorías absolutas por debajo del 50 por ciento de los votos.

El país sin populistas de derecha

Por lo tanto, el ARD ya informó sobre el «país sin populistas de derecha». En el clima político de exitación, la derecha en Portugal no tendrá ni un pie en la tierra, el patriotismo está ocupado por la izquierda.»Cuando los jóvenes europeos se radicalizan en barrios remotos, tenemos que responder con medidas sociales», resume Costa.

Jóvenes portugueses están siendo recuperados

Baja tasa de desempleo
Baja tasa de desempleo
El ánimo y la situación económica con los socialdemócratas son tan buenos que los jóvenes emigrantes están pensando en volver a Portugal. En tiempos de austeridad conservadora, decenas de miles, algunos de ellos muy bien educados, abandonaron el país porque no había perspectiva ni empleo. «Mis predecesores han provocado la mayor ola de emigración desde la década de 1960», dice Costa. La economía se contrajo, casi cada segundo joven portugués estaba desempleado, un triste récord. Portugal arriesga perder a toda una generación. Al momento, 2.3 millones de portugueses viven en el extranjero, el gobierno de Costa quiere traerlos de vuelta. «Solo de esta manera podemos detener el declive de la población en Portugal, revitalizar nuestra economía y mantener los sistemas sociales a largo plazo», dice el secretario de estado responsable. Razón por la cual el gobierno organizó programas y creó redes extranjeras. Además se prevén exenciones fiscales temporales para los repatriados. El desempleo generalmente alto se redujo en casi un 17 por ciento en comparación con el gobierno anterior en 10 puntos porcentuales y sigue cayendo.

Se invertirán 20 mil millones de euros

Pero la notable recuperación económica de los últimos años solo es el comienzo. Con los socialdemócratas, la economía ha crecido tanto que quieren invertir aún más dinero y devolvérselo a la gente. Portugal debe converstirse más justo y más moderno con los crecientes ingresos, después de que los conservadores habian arruinado la infraestructura. Costa por lo tanto presentó un paquete de inversión nacional y volvió a sorprender: con 20 mil millones de euros es un mega volumen para un país pequeño como Portugal. El 60 por ciento del total se destina al transporte público. El resto se invertirá en proyectos energéticos y medioambientales.

Nuevos metros, nuevos trenes

El objetivo es modernizar la concurrida línea ferroviaria entre Lisboa y Oporto, ampliar las redes urbanas de metro e invertir en transporte público en las zonas rurales. Esto crea nuevos puestos de trabajo, estimula la economía y deja el transporte público adecuado para el futuro. Además de eso, Portugal será más respetuoso con el medio ambiente.

A más tardar en octubre, el pueblo portugués vota y la oposición protesta austeramente contra el paquete de inversión. Para Costa se trata de un cambio de política sostenible: «No se trata del inicio de una campaña electoral. Se trata de mostrar cuán importante es la inversión pública que finalmente podemos permitirnos «.

Source: Kontrast.at / Creative Commons Lizenz CC BY-SA 4.0

This post is also available in: enEnglish pt-ptPortuguês